Búsqueda

Calendario Escolar

Ciclo Escolar Agosoto 2015 - Julio 2016 vigenta para los Bachilleratos Integrales Comunitarios.

an image

Conoce Tú Logo

an image

Leyenda de la fundación según Francisco de Burgoa:

 

La prehistoria de Teotitlán del valle, Oaxaca. / Y Santiago Ixtaltepec: Un informe breve sobre los resultados del recorrido arqueológico, 1980, a las Autoridades Municipales.
Dr. Stphen A. Kowalewski, Departament of Anthropology, University of Georgia, Georgia. USA.
“De acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas, e Históricas (Diario Oficial, 6 de Mayo de 1972) es la responsabilidad del Instituto Nacional de Antropología e Historia preservar y estudiar científicamente las zonas o sitios en donde hay indicios materiales de pueblos antiguos. Al principio del año ……, el Director del Centro Regional de Oaxaca, dependencia del Instituto Nacional de Antropología e Historia, escribió un oficio dirigido a las autoridades de este pueblo, presentándoles al Doctor en arqueología Esteban kowalewski, Director de nuestro proyecto, y su servidor, autorizándonos llevar a cabo un estudio arqueológico sin excavación. Con este oficio, nos presentamos a las autoridades constitucionales. Explicamos las metas y los métodos del proyecto, y recibimos el permiso para incluir los terrenos de sub pueblo en el estudio. Agradecemos mucho la cooperación que todas las autoridades y ciudadanos, sin excepción, nos proporcionaron.
Fue del entendimiento e interés de todo el pueblo que hizo de este proyecto un gran éxito.
Quisiéramos subrayar la importancia de proteger y preservar las zonas y monumentos arqueológicos, los cuales son bienes comunales y fuentes para el conocimiento del pasado del pueblo.

Por eso, se requiere mantener la vigilancia contra el saqueo, prohibir la venta de objetos prehispánicos, y prohibir la entrada a zonas arqueológicas a personas extranjeras y nacionales no autorizadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
La naturaleza de los Datos recogidos en el Estudio: Este estudio no consistió en excavaciones, solamente se observó lo que estaba visible por encima de la tierra. En ocasiones nos llevamos una pequeña colección de tepalcates, o sea fragmentos de loza antigua para estudiarlos debidamente en el laboratorio. Estas muestras fueron depositadas en la bodega del Centro Regional de Oaxaca. Por lo general no tuvimos que llevar dichas colecciones de tepalcates, pues frecuentemente pudimos deducir el estilo y la época de fabricación en el mismo lugar de trabajo. Ya que cada época en la historia antigua tenía su propio estilo de cerámica se pudo fechar el uso del lugar en estudio por medio de una inspección de la cerámica que se encuentra por encima de la tierra. Los antiguos fueron dejando trastes y basura en los sitios en donde vivieron. Esto nos permitió proyectar la distribución de los tepalcates de cada época del pasado. Estos datos fueron anotados en las fotografías que llevábamos. Con estos mapas de los sitios donde se encontró indicios de vida antigua en varias épocas, se puede reconstruir la historia de la ocupación humana.
Por ejemplo, encima de una loma baja cerca del pueblo, hay unos tepalcates grises, algunos con decoración tallada o encisa por un lado. En la foto que llevamos en el triplay, delineamos los limites del área en el que se encuentran los tepalcates en la loma. Se sabe que este estilo de cerámica era muy popular entre los años 200 y 450 de nuestra era. Después, en el laboratorio, medimos el área proyectada en la foto, y averiguamos que era aproximadamente una hectárea. Generalmente decimos que una hectárea tendría entre 10 y 25 personas (dos a cinco casas). Entonces el sitio era una aldea pequeña. El trabajo en el campo consistió en recoger datos de este carácter, de los cuales estamos reconstruyendo la historia demográfica de su pueblo y de toda la región.
La zona en donde se ubican los actuales pueblos de Teotitlán del valle, y Santiago Ixtaltepec, estuvo ocupada por comunidades muy antiguas. La historia arqueológica de los poblados antes mencionados es muy amplia e importante. Los restos mas antiguos que encontramos, indican que el pueblo original fue fundando durante la misma época que Monte Albán estableció, esto es entre los año 500 y 100 A. C. Estos antiguos restos se vieron a la orilla de Teotitlán, en las calles que rodean el panteón y la solar del mogote y al sur del pueblo actual. Allí hubo una aldea de aproximadamente 150 habitantes hace 2300 años, o sea, 115 generaciones humanas. El mogote y las piedras talladas en la cimentación de algunas viviendas indican la importancia del lugar. Después del año 450 D. C., el área fue abandonada. No sabemos porque, pero en esta parte del Valle de Tlacolula no vivía mucha gente, mientras tanto la población del Valle de Oaxaca se concentraba en Monte Albán y Etla.
¿Cómo vivían los antiguos Oaxaqueños de esos tiempos? Por medio de excavaciones científicas llevadas a cabo por miembros del Instituto Nacional de Antropologia e Historia, en cooperación con los pueblos locales, sabemos que los antiguos sembraban maíz, frijol, calabazas, chiles, y aguacates. Tenían perros y guajolotes, pero carecían de los animales domésticos de hoy, como toros, pollos, y caballos. Estos animales fueron introducidos al país por los españoles mucho mas tarde, en 1520 D. C. Los antiguos vivían en casas de adobe, con pisos de arena o estuco. Tenían herramientas de pedernal, obsidiana, y hueso. Su aspecto físico era como la gente de ahora.
Cuando vivían aquí los primero habitantes esta parte del valle era zona fronteriza, casi despoblado. No había mucha gente aquí, solamente unos grupos de colonizadores. Cuando vivían los primero campesinos en la era antigua, esta parte del valle era un bosque denso de mesquites macizos, huizaches, guaje, maguey, cactos órganos, y nopales. Los primeros pobladores tuvieron que limpiar el bosque para sembrar, y esa tarea solamente con fuego y hachas de piedra, pudo haber sido lograda.
Este mismo sitio perduro hasta 250 años D. C., fundándose otros sitios pequeños también. Se hizo el levantamiento de unas canchas o juego de pelota, y un grupo de cuatro montículos que estaban en la parte superior de la cancha. Al norte de Santiaguito hay otro grupo de montículos con una cancha o juego de pelota, a cierta distancia de ellos. Estos sitios pertenecieron a la época entre los 100 A. C. y los 250 D. C.
La población creció considerablemente en los años 250 a 450 D. C. estableciéndose un pueblo de unas 100 familias en la loma noroeste de Teotitlán del Valle, donde se hicieron los mapas de 72 terrazas residenciales. Estas terrazas las construyeron los antiguos en las laderas de lomas empinadas, logrando así una superficie plana para poder colocar sus casas. Estas terrazas, a veces tenían muros de contención de piedra. Generalmente cada terraza residencial tenía una casa, pero hubo otras de mayor dimensión que albergaban dos, tres o más casas. En estas fechas también había unos ranchos y aldeas en lo que hoy es el pueblo.
Después del año 450 D. C., el área fue abandonada. No sabemos por qué, pero en esta parte del Valle de Tlacolula no vivía mucha gente, mientras tanto la población del Valle de Oaxaca se concentraba en Monte Albán y Etla.
Entre 1000 años D. C. y el año de la conquista española, 1521 D. C., la población de Teotitlán creció a un nivel muy alto. El pueblo de estas fechas se extendía desde la parte poniente de Santiaguito, pasando por Teotitlán, hasta Santa Ana del Valle al oriente y Macuilxochitl al sur. Había unos 5500 habitantes en Teotitlán y Santiago cuando la conquista empezó, siendo uno de los centros más importantes del Valle de Oaxaca. Las piedras con grecas fueron tallados durante esta época, o sea de 1000 a 1521 D. C.